7 principios para levantar una descendencia para Dios: 5. ¡3 son mejor que 1!

familia Apr 04, 2019

Por: Manuela Castellanos

“Uno solo puede ser vencido, pero dos pueden resistir. ¡La cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente!”

(Eclesiastés 4:12)

 

El Señor, en su divina sabiduría, estableció como base de la relación con su pueblo de Israel el siempre tenerlo a Él en primer lugar –de amarlo por encima de todas las cosas–. Cuando los hijos de Dios entendemos este principio, que fuimos creados para tener comunión con nuestro creador, y le damos el primer lugar, entonces estaremos levantando nuestro hogar sobre el mejor fundamento, Jesucristo.

Mas… ¿cómo lo hacemos?

En el matrimonio

Si estás casado, es fundamental que hagas de Dios siempre tu primer amor. Nada ni nadie puede ocupar Su lugar en nuestro corazón. Derek Prince, el gran maestro de la Biblia, comparte algunos principios que él estableció en su hogar para poder alimentar su relación con Dios a diario. Algo que tenía como hábito era dejar un día a la semana solo para esperar en Dios junto con su esposa. Lo que solían hacer era que en ese día no hacían planes, estaban totalmente dispuestos a estar en la presencia de Dios y escucharle. Ellos no sabían cómo iban a terminar esos días, pero fueron esos tiempos los que alimentaron su fe y sus sueños. Algo que también hacían como pareja era orar juntos; al respecto, Derek Prince dijo:

Por 30 años, Lydia y yo hemos orado y leído la Biblia juntos casi todos los días –usualmente dos veces al día–. Muy a menudo, Dios nos habló de una manera muy íntima en estos momentos de comunicación con Él y entre nosotros. Este principio fue una de las claves que hicieron de nuestro matrimonio uno sólido y exitoso.

En la familia

Nuestros hijos tienen que vernos amando a Dios, orando y amando su palabra. Todos hemos escuchado que nuestras acciones hablan mucho más fuerte que nuestras palabras.  

En mi caso personal esto fue lo que recibí de mis padres. Pude ver de cerca una relación real, personal y emocionante entre Dios y ellos. Esto no quiso decir que mi papá anduviese con su Biblia en la mano todos los dias a todo momento; sin embargo, sus acciones, palabras y manera de vivir reflejaban al Dios de la Biblia. Ver a Jesús en mis padres fue lo que me llevó a anhelar a buscar a nuestro Creador por nosotros mismos como hijos. Nada se puede comparar a esta gran riqueza que recibimos en nuestro hogar. Crecimos amando la Palabra y estudiándola como algo normal, como parte de nuestro estilo de vida. Crecí sirviendo en la iglesia; desde muy pequeña me involucré en diferentes áreas del ministerio y creo que esto fue de las cosas que más protección trajo a mi vida.

Cuando hacemos de nuestra relación con Dios la prioridad de nuestra vida, y cuando vivimos un 100% para Él, estamos dando las mayores lecciones a nuestros hijos. Para eso Dios nos llamó y por eso estamos acá: para levantar una descendencia para Dios.

Entradas recientes


Close

50% Complete

Two Step

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.